VISITA PASTORAL, GUERRA 2019

Objetivo: "Celebrar el encuentro con Jesucristo vivo en la persona y ministerio del Obispo; para impulsar a través de la nueva evangelización la vida cristiana y apostólica de la comunidad y dinamizar la estructura parroquial".

EL OBISPO

MONSEÑOR RAMÓN B. ÁNGELES FERNÁNDEZ

 

Antes de la Visita Pastoral al Municipio de Guerra, Mons. Ramón Benito Ángeles Fernández recibió al P. Juan R. Fabián en su oficina, revisó junto a él el Horario, y lo asumió sin problema.

El día 6 de agosto, a las 5:00pm llegó al Cruce de Guerra, donde fue recibido por un grupo de motoristas y ciclistas del municipio y todo le pareció bien; a su llegada fue recibido por el pueblo cristiano en la puerta de la Iglesia, y todo le pareció bien; en la casa curial le presentaron una pequeñita habitación y le pareció bien; la gente se le tiraba encima para estrechar sus manos, abrasarlo y darle un beso de bienvenida, tirarse una foto (Selfie) con él, lo estrujaron, pero a él le pareció muy bien. Al final de cada reunión todo querían hablar a solas con él, lo halaban para un lado y para otro; una y otra foto, él le dedicaba el tiempo requerido a cada uno y todo le pareció muy bien; desayunaba tarde, almorzaba tarde, cenaba tarde y a veces ni merendaba y todo le parecía muy bien. Siempre feliz, contento, con una sonrisa dibujada en el rostro. A pesar de lo denso, intenso y extenso del programa, no mostraba cansancio y eso, a todos nos pareció muy bien. Pues todo hablaba de su humildad y sencillez.

LA PARROQUIA

PARROQUIA SAN ANTONIO DE PADUA

 

La Parroquia San Antonio de Padua, del Municipio San Antonio de Guerra, es escenario de una Visita Pastoral de su Obispo. Con esta visita se abre una Página más en la historia de una parroquia que comienza en los días del 12 al 17  de mayo de 1851, con un Sínodo convocado por el Arzobispo Portes. Hoy después de 168 años de edad, se celebra la fiesta de una Visita Pastoral. No es la primera, pero es como si lo fuera, porque aunque se habían tenido otras en años anteriores, ninguna habían sido como esta.

La parroquia es el rebaño que recibe a su pastor, lo trata de acuerdo a lo que es, le dice lo que hace, le enseña lo que sabe, le da lo que tiene; lo acoge lo abrasa, lo escucha y esta dispuesta a "hacer lo que el les diga", como debían hacer los sirvientes en la Boda de Cana. Una de las grandes tareas de la parroquia como "rebaño del Señor" es hacer que su pastor se sienta bien dentro de su redil. Si no lo logró estuvo cerca de hacerlo.

Hoy nos sentimos orgullosos, no por ser únicos, ni por ser primeros, ni por ser últimos, ni no por haber sido. Quizás muchos que ya han tenido una visita, no desean otra en mucho tiempo. Les aseguro que en esta parroquia quisieran que sea mensual.

EL PUEBLO

MUNICIPIO SAN ANTONIO DE GUERRA

El Pueblo de Guerra vio esta visita como un gran signo de esperanza, un signo de Dios, la visita del obispo; les abrió sus puertas, sus brazos y confió en él; les mostró sus manos vacías; les expresó sus sentimientos, su estado de abandono por parte de las autoridades, pero también sus quejas de falta de voluntad para unirse y echar adelante este pueblo; pidió su auxilio, etc. y al mismo tiempo, también sus sabios consejos que los impulsen a servir mejor a la comunidad para la cual trabajan.


A menudo escuchamos a Mons. Benito diciéndole a sus oyentes esta frase: "Tú eres el santo de la vida diaria". Hoy, y durante estos días (6-11 de agosto del 2019) de Visita Pastoral de la Parroquia San Antonio de Padua, en el Municipio San Antonio de Guerra, es el pueblo quien te dice: "Tú eres el santo de la vida diaria".