NOTICIA

ORDENACION SACERDOTAL

Santo Domingo, D.N.- La mañana de este sábado 19 de septiembre día de la memoria litúrgica de San Jenaro, Obispo y Mártir, en la Catedral Basílica Metropolitana de Santa María de la Encarnación, Primada de América, Mons. Francisco Ozoria Acosta, Arzobispo de Santo Domingo, Primado de América, confirió el Orden Sacerdotal a ocho jóvenes.

El Arzobispo estuvo acompañado de los Obispos Auxiliares: Mons. Ramón Benito Ángeles, Mons. Faustino Burgos Brisman y Mons. José Amable Durán.

El obispo es el único que, por las palabras consagratorias, la imposición de las manos y la unción del Santo Crisma, configura al nuevo sacerdote en otro Cristo. El sacerdote ordenado, al recibir el sacramento, expresa públicamente que por su persona se prolonga el ministerio que Cristo realizó cumpliendo la voluntad del Padre.

Los Ordenados Sacerdotes fueron:

  • Juan Carlos Rosario Muñoz Parroquia San Antonio de Padua – La Victoria
  • Rev. Bendel Riviére Parroquia Santo Cura de Ars – Av. Duarte
  • Jonathan Gilberto Morales de la Cruz Parroquia Santa Cecilia – Res. José Contreras
  • Frank Alberto Rodríguez Parroquia San Francisco de Asís – Paz y Bien
  • Edinson Luciano Moreno Castaño Parroquia San Bartolomé Apóstol – Villa María
  • Robert Valentín Alcántara Belén Parroquia San Francisco de Asís – Villa Mella
  • Franklin Antonio Camacho Grullón Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro – Simón Bolívar
  • Jhadielle Gamaliel Hernández Martínez Parroquia San José – Yamasá

Mons. Francisco Ozoria Acosta en su homilía destacó  que hay dos palabras o dos conceptos que explican lo que es el sacerdocio; dos palabras que a su vez se parecen: Misterio y Ministerio.

La vocación sacerdotal, el sacerdocio como participación y del sacerdocio de Jesucristo, es Misterio y Ministerio.

Agregó también que Nos ordenamos sacerdote para un servicio. “Para servir al Pueblo de Dios”. Todos los discípulos de Cristo, estamos llamados a servir como Jesús que no vino a ser servido sino a servir.

De manera especial el Sacerdote es un “Ministro Ordenado”. Por el Sacramento del Orden Sacerdotal participa del Sacerdocio de Cristo. Su vida entera queda comprometida para servir al Pueblo de Dios, servir a todos, especialmente a los más pobres.

Al acto asistieron una representación de las familias de cada uno de los ordenados, así como también sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas de esta Arquidiócesis.

Fuente...

ORDENACION EPISCOPAL

Momento del ordenamiento el sábado 12 de Septiembre de monseñor José Amable Durán Tineo como nuevo obispo auxiliar de Santo Domingo.

 

El templo no estaba abarrotado como en cere­monias similares anterio­res, debido a las restric­ciones de la pandemia del covid-19, pero decenas miles de personas han se­guido la liturgia de orde­nación a través de los ca­nales católicos Televida y La Voz de María, y varias estaciones de radio y tele­visión particulares.

Los canales de Youtube de las once catedrales del país y decenas de parro­quias también se unieron a la transmisión.

La ceremonia, presidi­da por el arzobispo metro­politano de Santo Domin­go, monseñor Francisco Ozoria Acosta, quien pidió al Papa Francisco la de­signación del padre Ama­ble Durán como su obis­po auxiliar, y concelebrada por otros 18 prelados y más de 30 presbíteros, estuvo acompañada por el coro del Seminario Pontificio Santo Tomás de Aquino, institu­ción superior nacional de la que el nuevo obispo era rec­tor cuando fue designado por el Papa.

El primer recuerdo del nuevo obispo auxiliar en su pronunciamiento públi­co ha estado dirigido hacia su madre Crecencia de Je­sús Tineo, quien en su pri­mera visita al hogar luego que se fuera aún adoles­cente al Seminario, le co­locó una cruz en el pecho  colgada de un cordón ne­gro, como “signo para que el Señor le concediera la gracia de llegar a ser un buen sacerdote”.

Narró que al regresar y entrar al comedor del Se­minario San Pío X, sus compañeros al verlo con la cruz colgada en el pecho lo recibieron con la frase “Bienvenido, monseñor”, lo que él ahora entiende como una premonición de Dios.

“Lo que comenzó como una simple broma, el Se­ñor se lo tomó en serio”. Agradeció el amor y el apo­yo que en todo momento recibió de su familia, espe­cialmente sus padres Adria­no de Jesús Durán y doña Crecencia Tineo, que con su ejemplo de “fe y fortaleza”, han vivido “con sencillez y fidelidad” y “sin pretender que hacían nada excepcio­.

Fuente

SANTO CRISTO DE LOS MILAGROS, BAYAGUANA

La Inauguración se trasladó al 10 de agosto, a la misma hora.
La Inauguración se trasladó al 10 de agosto, a la misma hora.

NOTICIA

MONS. JESÚS CASTRO MARTE TOMÓ POSECIÓN CANÓNICA DE NTRA. SRA. DE LA ALTAGRACIA EN HIGUEY

Santo Domingo, Rep. Dom. Monseñor Jesús Castro Marte tomó posesión canónica de Nuestra Señora de la Altagracia en Higüey, en una Eucaristía celebrada sin la participación de fieles y transmitida por diversos medios de comunicación, hoy martes 28 en la Basílica Catedral de la referida Diócesis.


“Visto que gozas de buena estima y que estás adornado de dotes espirituales y humanos, eres apto para ejercer plenamente este oficio”, explica el decreto del Papa Francisco en referencia a Monseñor Castro, leído por el canciller de la Diócesis, padre Jorge Hernández Ortíz.

 

En sus palabras de agradecimiento, Monseñor Castro, además de recordar a sus predecesores de quienes resaltó sus legados históricos, señaló los desafíos que debe enfrentar en la Diócesis integrada por 36 parroquias, 22 sacerdotes diocesanos, 16 presbíteros consagrados, 20 diáconos, 16 congregaciones y laicos.

 

“Desde hoy quiero asumir las alegrías y las esperanzas, las tristezas y sufrimientos de este Pueblo de Dios y ser con ustedes higüeyano, romanense y seibano para promover y extender el Reino de Dios en estos pueblos bendecidos por Dios y la querida Virgen de la Altagracia”, afirmó Monseñor Castro, quien también indicó que tiene el reto de trabajar un proyecto de evangelización que supere “la indiferencia religiosa y una fe sin compromiso con la realidad social”.

 

En ese mismo orden, Monseñor Ghaleb Bader, nuncio apostólico en República Dominicana, agradeció el servicio episcopal de Monseñor Gregorio Nicanor Peña, quien fuera obispo de Nuestra Señora de la Altagracia por 16 años, al tiempo que invitó a la feligresía a “acoger con alegría y gratitud al pastor que la Iglesia le envía” y a los sacerdotes, ser “colaboradores sinceros al servicio de la Diócesis”.

 

A la toma de posesión asistieron Mons. Francisco Ozoria, arzobispo de Santo Domingo; Mons. José Grullón, obispo de San Juan de la Maguana; Mons. Santiago Rodríguez, obispo de San Pedro de Macorís; Mons. Napoleón Romero, obispo de Barahona; Mons. Mons. Ramón Benito Ángeles Fernández, Mons. Faustino Burgos y Mons. Amable Durán, obispos auxiliares de Santo Domingo; así como sacerdotes y consagradas.