BREVE HISTORIA

El 25 de septiembre de 1493, se inicia el Segundo Viaje de Cristóbal Colón que volvió a zarpar, pero esta vez con diecisiete barcos (5 naves y 12 carabelas), y con mil quinientos hombres con dirección a “las Indias” desde el puerto de Cádiz acompañado por el  religioso aragonés P. Bernardo Boyl)

                

Al llegar a La Española en su segundo viaje, y a pesar de la destrucción del fuerte, Colón decidió edificar en la isla una pequeña villa al estilo español. Su nombre fue La Isabela y se situó en la desembocadura del río Bajabonico. Se construyó rápidamente, y el 6 de enero de 1494 el padre Boil celebró en ella la primera misa del continente.

           

Al P. Boil acompañaron varios religiosos. Los  mercedarios, franciscanos,  dominicos y agustinos  fueron las únicas órdenes Religiosas autorizadas por los reyes Católicos para ir inicialmente a América

 

La Isabela se compuso de unas doscientas casas de madera, que fueron construidas en unos cuatro días, también había edificaciones de piedra, entre las cuales se encontraban: La torre del observatorio, la segunda casa de Cristóbal Colón, la iglesia, entre otros. La Isabela cambiaría dos veces de ubicación, el primero sería el lugar donde fue emplazada por Cristóbal Colón en 1493, el segundo por  Bartolomé Colón el 1496 con el nombre de Nueva Isabela .Más  tarde pasó a llamarse “Santo Domingo”, en honor a Santo Domingo, quien fue el patrono de Domenico Colombo, padre de Cristóbal Colón. Santo Domingo fue destruida por un huracán en 1502, y el nuevo gobernador Nicolás de Ovando la hizo reconstruir en otro sitio cercano.

 

El cronista italiano Pedro Mártir de Anglería, referente obligado para los que buscan información veraz del descubrimiento, tiene la certeza de que los mercedarios, a primera hora, vinieron con Colón.

 

Le consta fehacientemente la presencia mercedaria en América, ya que él sació su curiosidad, bebiendo directamente de los protagonistas y testigos los hechos que meticulosamente narra.

 

Este autor, al relatar la exploración de las costas de Cuba, tiene un texto del cual se deduce la presencia de un fraile de la Merced y que por su importancia en la historia mercedaria de América, se cita aquí literalmente: “Mientras cortaban leña y llenaban los barriles, uno de nuestros ballesteros entra en la selva a cazar. Allí le sale al paso un hombre vestido con una túnica blanca, tan de improviso, que a primera vista pensó que era un fraile de la Orden de Santa María de la Merced, que llevaba consigo el Almirante como sacerdote” (cfr. Décadas del Nuevo Mundo, Editorial Bajel, Buenos Aires, MCMXLIV, Capítulo VI, página 38).

           

Según el citado texto de Anglería, es indudable la presencia de por lo menos un fraile de la Merced en el segundo viaje de Colón. Por los abundantes testimonios de historiadores serios, tanto de la Orden como de otros no pertenecientes a ella, se puede concluir que son tres los nombres de religiosos mercedarios que acompañaron a Colón: Juan Infante, Juan de Solórzano y Jorge de Sevilla.  

CF. http://www.merced.org.ar/…/Sint_Hist_Orden/Manual-03.