Cristo puso un jefe

Las sectas no aceptan la unidad entre el pueblo de Dios, ni el jefe que el mismo Cristo puso como su representante visible. Los evangelistas nos presentan tres textos claros que nos expresan esta voluntad de Cristo.

1- Y ahora yo te digo: Tú eres Pedro (o sea Piedra), y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia; los poderes de la muerte jamás la podrán vencer. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos: lo que ates en la tierra quedará atado en el Cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el Cielo (Mt 16, 18-19).

El poder que Cristo confiere a Pedro es ilimitado. Realmente él es su Vicario, su representante. Otro texto es el de San Juan, habla de apacentar, gobernar la grey de Cristo:

2- Cuando terminaron de comer, Jesús dijo a Simón Pedro: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?» Contestó: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Jesús le dijo: "Apacienta mis corderos". Le preguntó por segunda vez: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas?» Pedro volvió a contestar: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Jesús le dijo: "Cuida de mis ovejas". Insistió Jesús por tercera vez: «Simón Pedro, hijo de Juan, ¿me quieres?» Pedro se puso triste al ver que Jesús le preguntaba por tercera vez si lo quería y le contestó: «Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero.» Entonces Jesús le dijo: «Apacienta mis ovejas.

Es claro aquí que el Señor le otorga la autoridad de gobernar a todos los que componen el nuevo pueblo de Dios. El tercer texto es de San Lucas:

3-Simón, Simón, mira que Satanás ha pedido poder para zarandearlos como el trigo, pero yo he rogado por ti, para que no te falte la fe. Y tú, después que hayas vuelto, confirma a tus hermanos".

Este texto subraya que el primado de Pedro se ha de ejercer especialmente en el orden de la fe ¿Por qué las sectas, que se dicen cristianas, no acatan esta voluntad del Señor?

Algunos contestan, dando una interpretacion ilógica; otros argumentan que este privilegio era solo para Pedro.

¿Este privilegio era un honor o un servicio? Si era un servicio a la comunidad ¿Por qué no tenía que continuar? La lista ininterrumpida de los sucesores de Pedro, nos demuestra que, desde hace dos mil años, la Iglesia entiende así la voluntad de Cristo.

¿No es ridículo el rechazo que hacen de estos textos los protestantes?