La imagenes no son distracciones

¿Son las imágenes una distracción?
Recibí un e-mail diciendo:

Hay ya suficiente arte en el frente...como para ser una distracción (que nos desenfoca de Jesús).

Entiendo sus preocupaciones sobre las "distracciones" en la iglesia. Me gusta pensarlo con la analogía de la visita del Rey de un país que contara Patrick Madrid.

Escenario 1: Entro en un castillo majestuoso. Las paredes de la corte muestras bellísimas pinturas y hay cortesados ataviados en sus largos trajes. Suena una bella música ejecutada por los músicos de la corte. Hay bellísimas estatuas recordando a los grandes administradores a los largo del salón y las galerías. En el frente de la corte hay dos sillas. Una para el rey y otra para la reina. Todos en la corte tratan con gran honor a la reina. Se arrodillan a besar sus manos y levantan sus vestiduras delante de ella. Sin embargo saben que quien tiene toda la autoridad es el rey y cuando lo ven se estremecen; quieren servirlo. Saben que él es el señor y quien ostenta toda la autoridad. La hermosa reina a su lado, las pinturas, los tapices, las estatuas, la música solamente sirven para rendir mayor majestad al rey. Dado que él es tan grando nada puede oscurecerlo, al contrario, tanta belleza a su alrededor solamente sirve para hacerlo más majestuoso. (Pienso que este es el modelo católico del cielo que puedes hallar en el libro del "Apocalipsis" o "Revelaciones")

Escenario 2: Ahora entremos a un gran salón vacío, a un galpón o corralón en que las paredes están totalmente vacías. En el frente está el rey sentado en una silla común (Pienso que este es el modelo evangélico).

Cuando un papá o mamá reciben una carta de su hijo o hija que está estudiando lejos en la universidad y se paralizan por la emoción, no es el papel el que les causa emoción. Lo mismo pasa cuando recibimos una foto de alguien que está lejos de la familia. La foto es solo un recordatorio del amor que ese alguien tiene por su familia.