Los santos - las imagenes

Los protestantes enseñan que no hay que no hay que acudir a los santos y no hay que tener imágenes, e incluso, llaman idólatra a los que la usan.

¿Qué dice la Biblia?

Ante todo hay que aclarar que los santos en la Iglesia Católica son una de las pruebas de la presencia de Dios en ella. Se trata de personas enamoradas de Dios, que cumplieron con Su voluntad. Son los auténticos amigos de Dios. Que ahora gozan de su presencia en el cielo.

Pedir a estos amigos que intercedan por nosotros no puede estar en contra de la voluntad de Dios ¡Cuantos milagros nos ha hecho el Señor por medio de sus santos durante los dos mil años de historia de la Iglesia!

En la Biblia leemos estos testimonios de la misericordia de Dios participada a los hombres por medio de sus santos.

"La gente incluso sacaba a los enfermos a las calles y los colocaba en camas y camillas por donde iba a pasar Pedro, para que por lo menos su sombra cubriera a alguno de ellos. Acudían multitudes de las ciudades vecinas a Jerusalén, trayendo a sus enfermos y a personas atormentadas por espíritus malos, y todos eran sanados" (Hch 5, 15-16).

Dios no tiene celos de sus siervos, sino que por medio de ellos recibe mayor gloria, porque resplandece su grandeza en la humildad de los que lo aman. La Iglesia es una familia. Como pedimos a nuestros amigos que recen por nosotros, con mayor razón lo podemos pedir a nuestros hermanos los santos.

¿No están prohibidas las imágenes y las estatuas?

"No te harás estatua ni imagen alguna de lo que hay arriba, en el cielo, abajo, en la tierra, y en las aguas debajo de la tierra" (Ex 20, 4).
"Por tanto no vayan a corromperse: no se hagan un ídolo, o sea, cualquier cosa esculpida con forma de hombre o de mujer" (Dt 4, 16).
"Le dijo: «Di a tu hermano Aarón que no entre en cualquier tiempo en el Santuario que está detrás del velo, ni se presente ante el lugar del Perdón que está encima del Arca, no sea que muera, pues es allí donde yo me manifiesto en medio de la nube, encima del Lugar del Perdón" (Lev 16, 1). Lo prohíbe severamente.

Es verdad. Pero ¿Cuál es el motivo por el que se hace esta prohibición? La respuesta la tenemos en los mismos textos citados: "No tendras otros dioces fuera de mi - es decir, rivales míos - porque yo soy el Señor, su Dios". Queda claro que lo que se prohíbe es construirse otros dioses. El pueblo judío estaba propenso a eso. Ex 32, 1-8 nos describe cómo en ausencia de Moisés se fabricaron un becerro de oro y lo adoraron. Dios prohíbe la idolatría, no las estatuas ni las imágenes. Esto lo podemos ver claramente leyendo a Ex 25, 18, donde el mismo Dios ordena exculpir dos querubines para adornar el Arca de la Alianza:

"Asi mismo, harás dos querubines de oro macizo, y los pondrás en las extremidades de la cubierta" (Ex. 25, 18).

Otro ejemplo lo encontramos en Numeros 21, 8, donde Dios dice a Moisés:

"y Yavé le dijo a Moisés: "Hazte una serpiente-ardiente y colócala en un poste. El que haya sido mordido, al verla, sanará" (Num 21, 8).

Mientras no hay peligro de tomar como dioses a los dos querubines, ni a la serpiente, Dios manda a exculpirlos. Pero el día que el pueblo cree que la serpiente es una divinidad, Dios ordena su destrucción:

"Suprimió los santuarios de las lomas, quebró los cipos y cortó los troncos sagrados. También destruyó la serpiente de bronce que Moisés había fabricado en el desierto, pues hasta ese tiempo los israelitas le ofrecían sacrificios y la llamaban Nejustán" (2Re 18, 4).

La Biblia prohíbe la adoración de las imágenes, no el uso correcto, Salomon decoró el templo con imágenes de querubines, toros, leones, palomas y olivos. A este propósito encontramos:

"Pasaba el rey de Israel por la muralla cuando una mujer le gritó: «Sálvame, mi señor rey.» El rey respondió: «¿En qué te puedo ayudar? Si Yavé no te da pan, ¿de dónde lo voy a sacar? ¿Qué te ocurre?» Respondió: «Esa mujer me dijo: Trae a tu hijo para que lo comamos hoy y mañana comeremos el mío. Cocimos a mi hijo y lo comimos; al otro día le dije: Trae a tu hijo para que lo comamos. Pero ella lo ha escondido.» Cuando el rey oyó las palabras de la mujer, rasgó sus vestiduras. Estaba sobre la muralla y el pueblo vio que bajo su túnica llevaba un saco" (2Re 6, 23-30).

Si la Biblia enseña esto ¿Por qué los protestantes perturban la devoción de los catolicos?

Dios prohíbe la idolatría, no la devoción a los santos y el uso de las imágenes.